Somos el pueblo de Pacto y necesitamos aprender a vivir como el pueblo del Pacto en el poder del Evangelio