Gál 6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
Gál 6:3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.
Gál 6:4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro;
Gál 6:5 porque cada uno llevará su propia carga.